F.A.Q.

Siempre recibo muchas preguntas sobre este tipo de masaje, que es a la vez fascinante y todavía poco conocido en su verdadera esencia. He intentado coleccionar aquí unas cuantas. Si tienes otras preguntas no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Las técnicas utilizadas en la aplicación de este masaje son básicamente las presiones y los estiramientos. Estos últimos proporcionan al masaje un carácter único entre la gran variedad de terapias manuales que se practican en occidente y desempeñan un papel fundamental en la aplicación de este trabajo corporal. Si quieres saber más puedes leer aquí.

Los efectos del masaje suelen durar una semana, con lo cual una frecuencia semanal es lo ideal. Por eso he creado paquetes semanales que salen más baratos y que puedes consultar aquí. Pero tu, y tu bolsillo vais a decidir la frecuencia … lo importante es que tu tengas la consciencia corporal de saber cuando lo necesites, sabiendo que el masaje es también una optima herramienta de salud preventiva. Lo ideal seria no acudir al masaje cuando se ha acumulado tanta tensión hasta que esto provoque una lesión o dolor. Considera que una vez llegado a este punto de crisis necesitarás de todas formas unas cuantas sesiones para aliviar y requlibrar tu cuerpo.

El masaje se realiza sobre un futón, que es un pequeño colchón situado directamente al suelo. No se hace en camilla porqué la mayoría de los movimientos y de las técnicas requieren que el terapeuta esté con las rodillas al suelo y trabaje con todo su cuerpo para transmitir el movimiento al cuerpo del receptor.

El masaje se lleva a cabo con ropa para ofrecer la máxima intimidad al paciente en mucha de las posturas que de otra formas podrían resultar incomodos tantos para el terapeuta cuanto para el receptor. Además, el tipo de presiones y estiramientos ejecutados directamente el la piel podrían provocar sensación de pinchazo o irritación.

El terapeuta guiará tu cuerpo a hacer movimientos amplios con lo cual hay que ponerse ropa cómoda y amplia, preferiblemente de algodón. Lo ideal seria llevar pantalones largos y camiseta de manga larga, incluso en verano y sacar cualquier tipo de objeto duro o metálico como cinturones, anillos, reloj, joyería que podrían fastidiar durante el tratamiento. Si tienes el pelo largo es oportuno atarlo con una goma.

Lo ideal es que no hagas actividades aceleradas u estresantes después del tratamiento para dejar al cuerpo el tiempo para integrar la experiencia de curación y disfrutar del estado de desconexión y relajación en el cual ha entrado.

Inmediatamente después del masaje es recomendable beber agua y dar un pequeño paseo para que lo que se ha desbloqueado circule libremente en el cuerpo. Y al día siguiente estar tranquilos, dentro de lo posible.

Si, puede pasar. Puede ser que durante el mismo masaje, sobre todo si se recibe un masaje de abdomen, hayan episodios de catarsis, es decir liberación de emociones. De repente puede salir tristeza, llanto, incluso fastidio, rabia o risa, y no sabemos de donde salen ni el por qué. Es totalmente normal, y es un gran logro que salgan!

A lo largo de nuestra vida cuando no asumimos o negamos una emoción lo que hacemos inconscientemente es almacenarla en el cuerpo, acumulándola en ciertos puntos u órganos. Y ahí se puede quedar días, meses, o años. Sin que lo sepamos.

El masaje puede que llegue a tocar estos puntos de acumulación de la emoción y ahí es cuando finalmente la emoción puede liberarse, soltarse, de forma inesperada y repentina. Si eso pasa es un logro increíble, ya que el almacenamiento inconsciente de emociones reprimidas en el cuerpo es una de las mayores causas de las enfermedades mas comunes como enfermedades psicosomáticas y el cáncer.

El terapeuta lo sabe, está acostumbrado, y te acompañará sin juicio hasta que finalmente la emoción se libere. Si te pasa en los días siguientes al masaje sepas que es bueno. Aunque la emoción no sea agradable significa que se ha liberado y puedes finalmente despedirte de ella.

Efectivamente el masaje tailandés estándar que se practica en Tailandia y en algunos centros puede que supere el limite de soportación del dolor del receptor y que incluso llegue a hacer daño. Esto es porqué a menudo los masajistas ejecutan un protocolo estándar sin adaptarse al cuerpo y a las necesidades del paciente, y sin practicar un elemento importante que es la escucha activa del cuerpo del receptor. Lo que en cambio caracteriza el masaje tailandés con enfoque terapéutico que os propongo en SerenaFlow es la escucha y la personalización del masaje al paciente.

Sin embargo esto no significa que todos los masajistas en Tailandia sean malos. Como en cada sitio hay de todo, y hay que considerar que allí se ha puesto muy de moda el masaje para los turistas, con lo cual hay masajistas muy buenos y que tienen un don y otros que simplemente se dedican a ello como oficio rentable y aplican siempre la misma secuencia a pesar de quien estén tratando. Además hay que tener en cuenta un aspecto antropológico fundamental: los tailandeses tienen cuerpos, alimentación y constitución diferentes de las nuestras, están acostumbrados a la practica del masaje, y consecuentemente tienen una concepción y soportación del dolor distinta.

La presión siempre se dosifica y se regula en función del paciente. Las primeras sesiones siempre son mas suaves, y luego se regula la presión en función de la respuesta del paciente y de su feedback. La comunicación entre terapeuta y paciente es esencial y es importante ser honesto sobre como se percibe una presión y en pedir mas o menos fuerza.
La percepción del dolor es diferente por cada uno con lo cual algunas personas necesitarán presiones fuertes que se pueden llegar a ejercer por parte del terapeuta utilizando los pies y todo su peso, mientras para otras será suficiente y igualmente eficaz una ligera presión palmar. Cada cuerpo es un mundo, y no necesariamente cuerpos grandes necesitan presiones fuertes y viceversa, ya que las necesidades y la tolerancia al dolor de cada cuerpo son distintas y dependen entre otras cosas de su constitución energética (aire, agua. tierra, fuego).

No, y sí. Normalmente la sensación con la cual te quedas después de un buen masaje es de profunda relajación y de entrar en una dimensión fluctuante donde la mente y los pensamientos pierden importancia.

Sin embargo es cierto que en algunos momentos, al practicar presiones y estiramientos que van a tocar estancamientos en el cuerpo, sean ellos contracturas y tensiones musculares, retención de líquidos, emociones bloqueadas y retenidas, rigidez, sentamos dolor. Y de hecho este dolor es una buena señal: significa que el masaje está siendo efectivo, el cuerpo se está liberando, se está desbloqueando, soltando toxinas y tensiones. Es lo que llamamos dolor bueno.

Que es entonces el dolor malo? El dolor malo es aquel dolor que no es síntoma de una liberación del cuerpo sino de que se ha superado un limite y se está provocando una lesión. Aunque pensemos que no, cada uno de nosotros tiene una sabiduría corporal integrada y sabe distinguir muy bien y de forma inmediata si el dolor que está probando es un dolor bueno o si se está lesionando. Un terapeuta también lo sabe, pero una comunicación clara y sincera con el terapeuta siempre es importante, y será beneficiosa para ambos.

Ciertamente! Si te preguntas eso es que probablemente identificas el masaje tailandés con las fotografías casi acrobáticas que se usan a menudo para mostrar este tipo de practica. Esto es porqué estas posturas extremas y que requieren mucha flexibilidad son bonitas y quedan bien en foto. Pero solamente son unas pocas maniobras que se aplican cuando el receptor tiene mucha flexibilidad y por lo tanto necesita estirar mucho para trabajar.

En ningún caso un buen terapeuta terapeuta te forzará a adoptar posturas que tu cuerpo no pueda asumir. siempre se adaptará a tu flexibilidad, sea la que sea, y logrará si mejorarla pero de forma progresiva y suave.

Al contrario de lo que se cree este trabajo corporal reduce al mínimo las posibles lesiones de las articulaciones, los ligamentos y los músculos. Del mismo modo, proporciona bienestar al liberar la tensión generada por el estrés y armoniza los aspectos pisco-físicos.

No, en absoluto. El masaje se efectúa con ropa tanto por parte del masajista cuanto por parte del paciente y el contacto nunca es de tipo genital o intimo. Sin embargo, como en cualquier tipo d masaje o de situación vital, diferentes personas pueden percibir o interpretar una situación de manera más o menos intima u incomoda. Si en algún momento sientes que el contacto te pone incomodo siempre es oportuno comunicar con el terapeuta para que pueda ajustar el masaje y los dos estéis a gusto.